FIMEP 2024

Inteligencia Artificial (Ia) Y Mediación: Aplicación En Un Caso Real

Inteligencia Artificial (Ia) Y Mediación: Aplicación En Un Caso Real

Por: Francisco José López Díez

Introducción

En el mundo actual, donde la tecnología avanza a pasos agigantados, la inteligencia artificial (IA) desempeña un papel crucial en la mediación de conflictos. Sin embargo, a pesar de su capacidad para analizar datos y facilitar la comunicación, la IA aún enfrenta un desafío significativo: infundir corazón, sentimientos y empatía en la resolución de conflictos. Este desafío nos lleva a recordar la icónica frase de la película "Metropolis" de Fritz Lang: "El mediador entre el cerebro y la mano es el corazón". En este artículo, exploraremos cómo la IA se enfrenta a la dificultad de incorporar elementos humanos en su papel de mediador y cómo, a pesar de estos desafíos, puede aportar herramientas valiosas que complementen la habilidad humana en la mediación. Aunque la IA carece de emociones humanas, su fortaleza radica en su capacidad de procesamiento de datos, predicción y análisis. Puede ayudar a identificar patrones, posibles desencadenantes de conflictos y soluciones basadas en datos históricos. Además, la IA puede servir como un recurso neutral que ayuda a eliminar las barreras de comunicación, ofreciendo opciones objetivas sin sesgo emocional.

Sin embargo, la verdadera sinergia se encuentra en la combinación del corazón humano con la eficiencia de la IA. Cuando los mediadores humanos utilizan herramientas de IA para asistir en la recopilación de datos y análisis, pero continúan infundiendo sus interacciones con empatía, comprensión y compasión, se crea una dinámica poderosa. Esta colaboración entre humanos y máquinas puede llevar la resolución de conflictos a un nivel de efectividad sin precedentes, aprovechando lo mejor de ambos mundos.

 

 

IA, Mediación en el Contexto de "Metropolis"

"Metropolis", dirigida en 1927 por Fritz Lang, tiene el distintivo honor de ser una de las primeras películas que contempla la idea de la inteligencia artificial en un mundo distópico. En este relato, se refleja una sociedad futurista polarizada entre dos extremos. En el corazón de esta división se encuentra Freder Fredersen, quien actúa como un mediador entre las dos clases. Sin embargo, una figura que también toma un papel central en la dinámica de mediación es María, y su doppelgänger robótico creado por Rotwang.

La creación de una réplica robótica de María es un preludio a las discusiones contemporáneas sobre la IA y su papel en la mediación. Mientras que la verdadera María aboga por la empatía y el entendimiento entre clases, pronunciando la resonante frase: "El mediador entre el cerebro y las manos debe ser el corazón", su contraparte robótica es utilizada para manipular y controlar a las masas. Esta dualidad presenta una visión temprana de cómo la tecnología, en este caso una forma primitiva de inteligencia artificial, puede ser utilizada tanto para el bien común como para propósitos más siniestros.

En la sociedad actual, donde la IA tiene el potencial de actuar como mediadora en conflictos, es esencial reflexionar sobre las lecciones de "Metropolis". Así como el robot María fue una herramienta en manos de aquellos en el poder, la IA contemporánea, dependiendo de cómo se programe y utilice, puede ser una herramienta de reconciliación o división. La clave reside en garantizar que, al igual que el mensaje de María sobre que el corazón debe ser el mediador entre la cabeza y las manos, la IA se desarrolle y se utilice con empatía y consideración por el bienestar humano.

Por ende, "Metropolis" no solo destaca la importancia del diálogo y la mediación, sino que también sirve como una advertencia sobre la responsabilidad ética al implementar tecnologías avanzadas en la resolución de conflictos humanos.

Adicionalmente, es imperativo reconocer que la IA, con todo su potencial, no puede y no debe operar de manera aislada. El "factor humano" es esencial para garantizar que la tecnología actúe en beneficio de la humanidad. Las máquinas pueden ser programadas para identificar patrones y analizar datos, pero la comprensión profunda, la empatía genuina y el juicio ético son intrínsecamente humanos. Combinar la eficiencia de la IA con la sensibilidad y percepción humanas puede ofrecer un enfoque de mediación más equilibrado y efectivo.

 

 

La Dificultad de la IA en Infundir Corazón y Empatía

En el contexto actual, la IA ha demostrado ser eficiente en la recopilación y el análisis de datos, así como en la facilitación de la comunicación. Sin embargo, la empatía, la comprensión de los sentimientos humanos y la capacidad de tomar decisiones basadas en consideraciones emocionales siguen siendo terreno desafiante para la IA. Veamos cómo esta dificultad se manifiesta en la mediación de conflictos.

Aunque la IA ha avanzado en la capacidad de analizar aspectos como el tono de voz, expresiones faciales y otras señales no verbales, aún enfrenta desafíos para interpretar y responder a estos indicadores con la misma profundidad y matiz que un mediador humano. Aunque puede reconocer patrones y correlacionar ciertos comportamientos o tonos con emociones específicas, carece de la intuición y empatía intrínsecamente humanas. Esto puede dificultar su habilidad para percibir sutilezas emocionales en las partes en conflicto o para adaptarse a situaciones altamente cargadas de emociones de una manera genuinamente empática.

La IA tiende a tomar decisiones basadas en datos y algoritmos predefinidos, lo que puede resultar en enfoques rígidos y poco flexibles en la resolución de conflictos. A menudo, carece de la capacidad de adaptarse a situaciones excepcionales o de considerar factores emocionales que podrían influir en las decisiones.

La empatía, la capacidad de ponerse en el lugar de otro y comprender sus sentimientos, es esencial en la mediación de conflictos. La IA aún no puede generar empatía de manera genuina, ya que su "comprensión" de las emociones se basa en patrones y no en una experiencia emocional real.

A pesar de los desafíos que enfrenta la IA en la incorporación de elementos emocionales en la mediación de conflictos, la noción de "empatía estratégica" podría proporcionar una solución. Este concepto implica que la IA puede aprender a reconocer y responder a las emociones humanas de manera estratégica, es decir, utilizando la empatía como una herramienta para lograr objetivos específicos en la resolución de conflictos.

La IA puede ser entrenada para reconocer emociones clave en situaciones de conflicto, como la frustración o el enojo. Aunque esta empatía es estratégica, permite a la IA adaptar su enfoque y tono de comunicación para calmar las tensiones y promover la colaboración.

La IA puede actuar como mediador en la comunicación, alentando a las partes en conflicto a expresar sus sentimientos y preocupaciones. Si bien esta empatía es parcialmente generada por algoritmos, puede ayudar a establecer un entorno de diálogo abierto y constructivo.

A pesar de la evolución hacia la empatía estratégica en la IA, es importante destacar que los seres humanos siguen siendo insustituibles en la mediación de conflictos. La empatía genuina y la comprensión emocional son cualidades humanas que aportan una dimensión única a la resolución de disputas. La IA puede ser una herramienta valiosa, pero debe utilizarse en conjunto con la presencia humana para lograr resultados efectivos.

La inteligencia artificial, a pesar de sus avances en la mediación de conflictos, enfrenta el desafío de infundir corazón, sentimientos y empatía en su papel de mediador. La empatía estratégica ofrece un camino para que la IA reconozca y responda a las emociones humanas de manera estratégica, lo que puede ser útil en la resolución de conflictos. Sin embargo, siempre es esencial recordar que, al igual que el corazón en la película "Metropolis", la esencia humana y la ética deben guiar el uso de la IA en la mediación de conflictos, complementando la

 

La Inteligencia Artificial en la Mediación: Colaboración en Lugar de Sustitución

La IA tiene mucho que decir en a resolución de conflictos y en especial en la mediación. La Inteligencia Artificial (IA) está comenzando a desempeñar un papel cada vez más prominente, ofreciendo soluciones innovadoras y planteando, a su vez, importantes cuestionamientos éticos y prácticos.

Por ejemplo, la IA ya está incursionando en técnicas que recuerdan a la negociación asistida. Estos sistemas de tecnología avanzada han permitido el surgimiento de moderadores virtuales. Estos agentes, lejos de ser simples calculadoras, emplean el razonamiento lógico y la teoría de juegos para colaborar en la resolución de disputas. Dentro de este marco, las partes involucradas tienen la capacidad de introducir soluciones al sistema, el cual, utilizando algoritmos avanzados, propone alternativas fundamentadas en datos y lógica pura. Si ambas partes llegan a un consenso sobre la solución propuesta, se alcanza un acuerdo exitoso.

Sin embargo, la mediación trasciende la mera lógica. Su esencia radica en elementos profundamente humanos como la empatía, la comprensión y la capacidad de llevar a cabo diálogos genuinos. A pesar de las oportunidades sin precedentes que la IA puede ofrecer en términos de eficiencia y análisis de datos, aún se encuentra en una etapa donde no puede emular completamente la profundidad y riqueza de las interacciones humanas. Por lo tanto, aunque la IA puede identificar patrones y proponer soluciones con rapidez, aún carece de habilidades clave como la construcción de confianza, la percepción de emociones o la generación de empatía genuina.

Esta carencia destaca un aspecto vital: aunque algunos puedan ver la atractiva eficiencia de una mediación conducida por IA, eso no significa que pueda reemplazar la experiencia de una mediación tradicional. De hecho, es más apropiado visualizar la IA no como un sustituto, sino como un complemento, una herramienta adicional en la caja de herramientas del mediador.

Más allá de las capacidades y limitaciones de la IA, surgen preocupaciones sobre su transparencia y neutralidad. Aunque la IA, a diferencia de los seres humanos, carece de emociones, opiniones y sentimientos propios, lo que podría hacerla aparentemente más neutral e imparcial, es vital considerar otros factores que podrían afectar su objetividad. La transparencia y neutralidad de la IA se basan en gran medida en los datos que se le proporcionan y en cómo se programan sus algoritmos.

En teoría, una IA que no esté influenciada por emociones humanas ni por prejuicios podría ser un mediador ideal, ofreciendo un análisis y toma de decisiones basado puramente en datos y lógica. Sin embargo, los datos que alimentan estos sistemas no siempre están exentos de sesgos. Estos sesgos pueden surgir de la manera en que se recopilan, interpretan o priorizan los datos. Si los datos introducidos en el sistema llevan inherentes ciertos sesgos, la IA podría replicar o incluso amplificar esos prejuicios en sus decisiones.

Además, la programación y el diseño de algoritmos de IA son realizados por seres humanos, y hay un riesgo inherente de introducir, de manera inadvertida, ciertas preferencias o inclinaciones en el sistema. Esto plantea la cuestión de si realmente es posible tener una IA completamente neutral o si siempre llevará las huellas invisibles de sus creadores.

El futuro de la mediación posiblemente se dirija hacia un modelo híbrido, donde la IA y los mediadores humanos trabajen en conjunto. Esta colaboración aprovecharía la velocidad y precisión de la tecnología, complementada por la profundidad emocional y la empatía humana. A pesar de las promesas que la tecnología pueda ofrecer, es esencial que no perdamos de vista la humanidad inherente en el proceso de mediación, pues esta es, después de todo, su verdadero corazón y alma.

También preocupa  la flexibilidad como principio clave de la mediación, su aplicación en contextos de IA no es clara. Algunos argumentan que la figura del mediador humano no desaparece, sino que cambia. Sin embargo, otros señalan las diferencias fundamentales entre la IA y el cerebro humano, especialmente en términos de creatividad, conciencia y empatía emocional. Por lo tanto, la IA puede carecer de la capacidad de reaccionar adecuadamente a situaciones inesperadas o de comprender plenamente a las partes involucradas.

Así mismo, pesar de su impresionante capacidad para procesar información, actualmente no puede llevar a cabo un verdadero diálogo en el sentido más profundo y humano del término.

Un aspecto crucial de la mediación es la habilidad del mediador para entender y abordar características humanas esenciales, como la resiliencia, la construcción de confianza, la detección de emociones y la generación de empatía. Estas son áreas donde la IA, en su estado actual, muestra limitaciones significativas.

A pesar de estas limitaciones, algunas partes podrían sentirse inclinadas a aceptar una mediación facilitada por IA, sobre todo por la eficiencia o la novedad que representa. No obstante, esto no significa que la IA funcione como un mediador genuino. En lugar de verlo como una mediación tradicional, podría ser más adecuado considerar la intervención de la IA como una herramienta auxiliar para la negociación u otros mecanismos alternativos de resolución de conflictos.

Uno de los mayores desafíos para la IA es comprender y navegar por los matices de los conflictos humanos, en particular en contextos multiculturales. La confianza y la empatía genuinas, piedras angulares de la mediación, no se pueden programar ni codificar. Estas son cualidades intrínsecamente humanas que emergen de experiencias, emociones y relaciones.

Aunque es tentador imaginar un futuro donde la mediación sea completamente automatizada, la realidad es que la figura del mediador humano sigue siendo esencial. La humanidad y la integridad del proceso no deben ser sacrificadas en nombre de la eficiencia.

Hay consenso en la comunidad de mediación de que la IA, en lugar de ser un reemplazo, debería ser considerada como una herramienta complementaria. Puede ser un aliado invaluable, proporcionando análisis de datos y perspectivas basadas en patrones, pero el mediador humano sigue siendo el nexo esencial que conecta, comprende y comunica.

Algunos expertos sugieren un enfoque híbrido, combinando la potencia de los recursos tecnológicos con las interacciones humanas directas. Este equilibrio podría ofrecer lo mejor de ambos mundos: la eficiencia de la IA con el toque humano de un mediador experimentado.

En última instancia, el avance tecnológico ofrece prometedoras oportunidades para la mediación, pero también viene con advertencias. La verdadera esencia de la mediación radica en las profundas conexiones humanas. A medida que la tecnología sigue avanzando, es esencial recordar que, en la mediación, la humanidad no solo es irremplazable, sino que es el núcleo mismo del proceso.

 

"Caso Real: Mi experiencia como mediador utilizando la Inteligencia Artificial en un conflicto de Convenio Colectivo Laboral"

A continuación, compartiré una experiencia personal que ofrece una perspectiva sobre esta intersección entre la IA y la mediación en el contexto de un Convenio Colectivo Laboral.

En mi trayectoria profesional como mediador-conciliador, he enfrentado numerosos retos, siendo la negociación de convenios colectivos laborales uno de los más desafiantes. Durante una negociación particularmente complicada, en la que se presentaron desacuerdos sobre el incremento salarial, decidí acudir a una herramienta novedosa: la Inteligencia Artificial (IA).

Para garantizar que la IA tuviera un marco de referencia robusto, introduje diversos datos que consideré relevantes para el proceso, entre ellos la situación económica actual del sector, detalles del convenio colectivo anterior, plataformas de negociación de ambas partes y cómo estas habían evolucionado con el tiempo, dándole información detallada también de los puntos esenciales del desacuerdo, así también introduje ejemplos de acuerdos alcanzados en situaciones similares, y datos históricos, presentes y proyecciones futuras del IPC, entre otros.

Con toda esta información cargada, le pregunté a la IA sobre posibles soluciones en la negociación basadas en los datos expuestos y dirigidas a la resolución de la problemática salarial. La IA, con su capacidad analítica, propuso diferentes alternativas de acuerdo que jugaban con el concepto del IPC y ofreció variadas condiciones en relación con el mismo. Asimismo, propuso distintas alternativas  no salariales como posibles vinculaciones con reducción de jornada o días de libre disposición, vinculaciones con el nivel de absentismos, etc.

La incorporación de las propuestas generadas por la IA en las discusiones ayudó en cierta medida a superar los puntos de bloqueo. Estas soluciones basadas en datos y algoritmos de aprendizaje automático resultaron ser innovadoras y ofrecieron un enfoque fresco que, finalmente, pavimentó el camino hacia un acuerdo mutuamente beneficioso.

Fuente: https://www.linkedin.com/pulse/inteligencia-artificial-ia-y-mediaci%C3%B3n-aplicaci%C3%B3n-en-un-l%C3%B3pez-d%C3%ADez/

Votos 0
Enviadme un correo electrónico cuando las personas hayan dejado sus comentarios –

¡Tienes que ser miembro de ODR LATAM para agregar comentarios!

Unirse ODR LATAM

Tutorial para registrarse

ODRLA.COM

 

 Un espacio académico y de investigación en la articulación de las Nuevas Tecnologías y la Resolución de Conflictos

 

Temas por etiquetas

Archivos mensuales